Reseña: Orange is the new black (4ª temporada)

2 jul. 2016




Y otro año más esperando a junio con muchísimas ganas para poder ver la cuarta temporada de la única serie que soy capaz de verme de una sentada: Orange is the new black. La 1ª y 2ª temporada estuvieron genial (reseña AQUÍ), la 3ª fue un gran impacto (reseña AQUÍ) pero esta... esta ha sido una montaña rusa de emociones gigantescas.

Nuevamente y para ponernos en sintonía, esta serie, basada en la historia real de Piper Kerman escrita en su libro Orange is the new black: my year in a women's prison, gira alrededor de la vida de Piper Chapman dentro de la cárcel para mujeres Lietchfield. Allí deberá permanecer 15 meses acusada de tráfico de drogas. Lo que no sabe es que dentro encontrará a Álex su ex y quién supuestamente la metió en ese lío...

Dicho lo cual y entrando en materia solo puedo empezar diciendo que lo que más me ha impactado de esta temporada es lo durísima que es. Ya veníamos viendo varias escenas y varias situaciones de las reclusas que nos ponían los pelos de punta, como en la anterior temporada, pero debo decir que en esta hay varias escenas que me han impactado mucho más y me han hecho ver lo realmente "indefensas" que están en esa cárcel y lo duras que pueden ser las experiencias vividas ahí dentro. Sí es cierto que me ha hecho reír en muchas ocasiones, al igual que en las demás temporadas pero me parece que esta vez han ganado más peso los momentos en los que me he quedado sin habla por lo intenso de las situaciones.

Como en cada temporada siempre hay un personaje que me sorprende, ya sea porque sea nuevo y me guste como lo han planteado o un personaje de siempre del que cambia mi visión completamente (como pasó en la tercera con Pensatucky). Esta vez me he enamorado de Crazy eyes, ya que si bien no la soportaba en la primera temporada, a medida que iba viéndola en el resto se me iba haciendo más tierna y la entendía más. En esta cuarta temporada me ha encantado el giro que ha dado, y dentro de su locura la he visto más madura y más asentada. De hecho muchas de las frases más bonitas o sentidas han salido de boca de ella. También me ha gustado muchísimo Soso, a la que le tenía una manía pasmosa y a la que he visto más humana y tranquila, sobre todo con una nueva amistad que nace entre ella y Poussey. Otro de mis favoritos es la latina que es jefa de cocinas y que veo con cabeza y con ganas de seguir adelante, y muy diferente al resto de su grupo pues no se mete en estupideces innecesarias. Y ya yendo hacia mi lado favorito (Piper y Álex) debo decir que si bien no soporté a Piper en la temporada anterior por razones que ya comenté en la reseña... esta vez me he vuelto a reconciliar con ella. ¡Me he reconciliado con Piper, señores! Y ya veremos en la parte con spoilers, porqué.

En la cárcel siguen los problemas, siguen los líos entre bandas y siguen haciéndose y deshaciéndose grupos nuevos. Orange is the new black es una serie que logra hacerte sentir lo que ellas sienten en la cárcel, logra hacerte empatizar y ponerte en situación y por supuesto logra que llegues a sentir a los personajes, creértelos y sobre todo, removerte. El ritmo de la serie sigue siendo el mismo que en las anteriores temporadas, por eso mismo: rápido. Quieres saber más y más y no parar. Te atrapa. Así que de 1 a 3 días ya la has devorado y estás deseando que llegue el próximo junio para volver a encontrarte con las reclusas de Lietchfield. Ya no puedo esperar.


Parte con spoilers

Veo necesario dividir esto en partes porque quiero hablar de tantas cosas que sé que me perderé, ¡me perderé! Así que allá vamos:

1. Poussey. Ooooh sí, este tema debe estar en el primer puesto, ¡debe estarlo! Creo que fue una de las cosas que más en shock me dejó de toda la serie. A cada temporada que veía este personaje me gustaba más y más y siempre tenía un comentario bonito respecto a ella. Considero que es un personaje muy humano y lleno de bondad dentro de un sitio donde no siempre la hay. Tenía ideas propias, era leal y quería hacer lo correcto sin meterse en memeces. La relación que había iniciado con Soso me pareció una de las más tiernas y estaba encantada con que estuvieran juntas, ¡eran monísimas! Poussey me iba gustando cada vez más y cuando se vio el trozo de su historia, todavía más. Y cuando hablaba de sus planes de futuro al salir de la cárcel pues más. Y así un suma y sigue.
Cuando comenzó la trifulca de las reclusas revelándose contra los policías que habían llegado nuevos y que estaban alardeando cada vez más de su poder sobre ellas... pensé que Poussey no estaba muerta, solo inconsciente. Es decir, el poli bueno (creo que de los únicos, aunque ya hablaré de ello después) estaba haciéndole presión en las costillas pero pensé que solo la había dejado inconsciente. Al parecer no, claro, y en mi fuero interno deseaba que dijeran que no había pasado nada. Tremendo.

2. Los policías y Caputo. ¡Ma-dre mí-a! Cuando entraron los nuevos policías porque eso se había triplicado de reclusas pensé que no tendrían un papel tan grande o al menos no un papel tan siniestro. El policía jefe, Piscatella, me había caído bien al principio y parecía que por fin iba a hacer las cosas bien hechas... pero abusó de su poder, como casi todos (menos el policía que mató a Poussey accidentalmente) en esa cárcel. En ese momento te das cuenta de lo indefensas que están realmente las reclusas. Vale que sean reclusas que están ahí por lo que están (asesinatos, robos, tráfico de drogas...) y que dentro de la cárcel se pelean, hay mafias y se las buscan y rebuscan para sobrevivir. Pero muchas están ahí precisamente haciendo eso, sobrevivir. Intentando pasar la condena como se pueda y deseando salir, y ahí dentro están bajo órdenes, bajo el cargo de gente superior a la que obedecer y realmente están indefensas, es decir, si un policía les hace "x" o "y" les sería muy difícil defenderse, porque, ¿a quién van a creer? Es lo que le pasó a Pensatucky cuando la violó el policía aquel o a Maritza cuando el policía loco de esta temporada la obligó a elegir entre comerse un bebé de rata o un puñado de moscas. Ninguna habló porque nadie las creería, es su palabra contra un policía y ambas tenían miedo. 

Debo decir que una de las razones por las que más cruda me pareció esta temporada fueron estas, la de que los policías podían hacer lo que les diera la gana con ellas y ellas tenían que tragar. Porque no solo la escalofriante escena del policía que le tenía manía a Maritza (porque ella no había hecho nada realmente, salvo conducir la furgoneta) y abusaba de su poder, amedrentándola, amenazándola y posteriormente usando contra ella lo que conversaba con Flaca sobre que qué prefería, comerse un bebé de rata o un puñado de moscas. También el momento de la pelea entre Crazy eyes y la otra chica (que estaba más "pa allá que pa acá"), ese fue uno de los más duros. Las obligó a pelearse entre ellas con amenazas y espoleándolas hasta que llegaron al límite y Crazy eyes le dejó la cara echa un cromo. Después de lo que le dijo la otra a Crazy eyes le tocó la patata y se enfrentó a ella. Y vale que antes estuviera algo loca pero aquello le tocó y tras haberle pegado se quedó muy muy mal, y fue una de las cosas que provocó la muerte de Poussey cuando ella se subió al policía y él intentaba quitársela de encima mientras placaba a Poussey. Otros dos policías que contemplaban la pelea provocada por su otro compañero, lejos de detener aquello, lo animaban.

Pese a todo esto, está el otro lado de la moneda, que es Caputo. Siempre me gustó ese personaje porque realmente quiere lo mejor para las reclusas y se preocupa por ellas. A veces hace las cosas mal, pero cuando se da cuenta, se aleja, como pasó cuando empezó a estrechar relaciones con la mujer esta a la que solo le importaba el dinero. Fue el que empezó a darse cuenta de lo mal que iban las cosas con los policías y de lo mucho que se aprovechaban del poder que tenían y el que se dio cuenta de que el único que hacía las cosas correctamente era el que finalmente mató a Poussey accidentalmente y quedó muy mal. Caputo le dijo que saliera de allí porque la cárcel convertía todo lo bueno en malo, y veía algo bueno en él.

3. Personajes. En cuanto a personajes debo decir que las relaciones que han nacido esta temporada me han gustado tanto como las que nacieron en la anterior. Por ejemplo la de Holly con Álex me pareció muy tierna, porque fue Holly la que salvó a Álex de lo sucedido con el sicario del hombre que la quiere muerta y, aunque Holly no es capaz de estar callada debido a su enfermedad debido a lo cual podría poner en peligro a Álex, ella se preocupaba por Holly. Realmente resolvieron muy bien esa situación del descubrimiento del cuerpo hecho trozos y del culpable, porque aunque realmente fue Holly y Red o Álex solo estaban implicadas, la solución es que Holly estuviera en el pabellón psiquiátrico, por su propio bien. Y vale que no "estuviera tan loca", porque solo desvariaba sin hacer daño a nadie, sin embargo...
Sí debo decir que su historia fue una de las que más me impactó y emocionó. Y fue muy duro ver cómo vivía y todo lo que pasó y en lo que degeneró.

Otro de los que más me gustaron como ya dije, fue Crazy eyes. Dentro de su "locura" me pareció bastante madura, por ejemplo cortando a la loca que vivía en su mundo de fantasía cuando le dijo al principio de la temporada que no podían huir de la cárcel y quedarse en el bosque. Así como otras muchas escenas en los que se demostraba que tenía más criterio del que parecía...

Me alegró ver por fin a Nicky y a Sofía, dos personajes que me encantan y sobre todo cómo quedó la relación de esta última con la latina jefa de cocinas, después de todo lo que pasó entre ellas.

Por el contrario si hay un personaje al que le cogí manía en esta temporada, fue a María, del grupo de las latinas. Pasó de ser una madre preocupada que pasaba sin más por la serie, a ser una especie de capa de la mafia que primero fue contra Piper y luego se comenzó a adueñar de la cárcel. Terrible. Su historia me dio bastante igual y no me removió nada, así que en conclusión, no me quedé con buen sabor de boca con el personaje.

Y luego está Piper. Piper me había decepcionado tanto, pero tantísimo en la tercera temporada con todo lo que hizo (y lo que le hizo a Álex), que no quería ni verla. Había pasado de ser un personaje que me gustaba a uno que si lo veía bien y sino... mejor. Pero hacia el final de la temporada la llegué a entender y pude volver a conectar con ella. Ella protagonizó otra de las escenas más duras, que fue cuando la marcaron con la esvástica, y a partir de ahí se fue dando cuenta de todo. En el capítulo en el que se derrumba se vuelve a ver a la Piper más humana y pude exclamar un: ¡por fin! bien alto, sobre todo cuando se disculpa con Álex.

Muy dura, muy real y sobre todo muy redonda. Otra exitosa temporada de la serie.

¡Deja tu nube!

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella