Reseña: Everything sucks!

18 feb. 2018

Everything sucks! es una nueva serie de Netflix creada por Ben York Jones and Michael Mohan, sobre problemas y vivencias de adolescentes de instituto, ambientada en los años 90. Se estrenó el 16 de febrero.

No había leído acerca de la serie por redes sociales. Ni siquiera vi anuncios de que se estrenaba o comentarios que me dieran alguna pista sobre si verla o no. Pero cuando entré en Netflix y la vi, y leí que sucedía en los 90... me animé y pulsé al play.

Tengo que admitir que el factor "nostalgia" me atrae mucho. Yo viví en la época del VHS, los cassettes o los ordenadores que aún tenían la pantalla en negro con las letras verdes. Viví los móviles ladrillos cuya aplicación más moderna era el snake y esos coches que parecían chatarra con cuatro ruedas en comparación a lo que hay ahora. Así que ya solo por eso quería darle la oportunidad y lo cierto es que a lo demás tampoco le hacía ascos: dramas adolescentes. Debo admitir que ese cliché me sigue interesando...

Así que empezamos en el aburrido pueblo de Boring (jo-jo) en Estados Unidos, donde un grupo de chicos de primero intenta encajar en el instituto. Para ello se apuntan al club de audiovisuales donde uno de ellos se enamora perdidamente de una de las cámaras, que resulta ser la hija del director. A partir de aquí empieza a desarrollarse la historia y tenemos ante nosotros otra serie más de adolescentes que buscan su identidad, intentan encajar en algún sitio, comienzan a experimentar y sufren problemas como el bullying. 

La premisa es un poco la de siempre y realmente... no va más allá. Se desencadenan toda una serie de acontecimientos entre ellos y van pasando por diferentes dramas adolescentes y descubriéndose a sí mismos pero hasta ahí. No pasa nada más trascendental ni hay un conflicto común super increíble. Es todo muy plano y comparadas a otras series adolescentes, incluso muy naif. Sin embargo se deja ver y al final acabas pasando uno tras otro los capítulos de 20 minutos que la componen. Acabas interesado por saber qué sucederá e incluso el último capítulo te deja con esas ganas de más que indica que al menos la serie tiene ese punto que engancha.

Los personajes me han gustado mucho, pero no he visto equilibrio entre ellos. Si bien en algunos se profundiza más y llegas a conocerlos o empatizar con ellos, otros se quedan muy planos. Con algunos han hecho un gran trabajo: no tienen mucho protagonismo pero llegas a conocer su vida o sus conflictos internos, otros se te quedan cojos.
Pero me he reído mucho con ellos en algunas escenas, sobre todo con el personaje de Oliver, que me ha parecido absurdamente genial. También me ha gustado mucho el personaje de Emaline y todo por lo que tiene que pasar hasta descubrirse a sí misma y lo mismo me ha pasado con Luke, que me ha encantado.

Me ha gustado poder revivir muchas de las cosas de los 90 y entrar en ese sentimiento de nostalgia al que Netflix se está empezando a aficionar y también, que, aunque no haya sido una trama super increíble, se deja ver y puedes pasar un rato entretenido. Ni tan mal.

Reseña: The end of the f***ing world

28 ene. 2018

The end of the f***ing world es una serie basada en la serie cómics The End of the Fucking World creada por Charles S. Forsman y que se estrenó el 5 de enero en Netflix.

Siempre ando oteando qué hay por Netflix que sea interesante pero rara vez le doy al play si no veo que ha sonado antes por las redes sociales (o me ha recomendado algún amigo) ya que alguna vez me he llevado decepciones lanzándome por mi cuenta con series de esta plataforma y voy con pies de plomo. Vi algunos comentarios por redes pero intenté no fijarme mucho en ellos esta vez. Ya el título me había llamado... ¡no podía ser mala, por favor!

Cuando le di al play creí haberme equivocado otra vez. Maldije no haberme fijado más en lo que se decía por las redes de si merecía la pena o no. Me había encontrado con una rara serie indie de estas que ponen música alegre en las escenas más escabrosas y que tenía voces en off y tintes de las pelis de los ochenta. Oh-God-No. La verdad es que para mí no empezaba bien... no solía ser del tipo de series en que me fijaría.

Pero sin embargo le di una oportunidad porque si bien el primer capítulo era el más largo de todos, el resto solo duraba veinte minutos, así que tampoco sufriría en exceso ni perdería una horaza de mi vida como en otras series con capítulos interminables. Debo añadir que me atrapó. La serie era rara de narices, pero consiguió despertar mi interés, así que tras el segundo capítulo seguí con el siguiente, y el siguiente y acabé terminando la serie.

La parte corta de la reseña es: una serie indie rara de dos adolescentes traumados que son los nuevos Bonnie and Clyde pero que logrará engancharte al menos. La parte larga es... vale, es rara y el estilo de la serie me pone bastante nerviosa porque no estoy acostumbrada. Son de estas series indies que van haciendo cortes todo el rato, poniendo voces en off con los pensamientos de los personajes y música inquietante aunque muy chula. Ya he visto películas del estilo y me ponen muy nerviosa, sin embargo se deja ver. Me hubiera quedado en el primer capítulo, porque me pareció muy creepy todo pero lo intenté. Al final la trama acaba atrapando. 

Empezamos de una manera y acabamos haciendo del hilo un ovillo que realmente va interesando a cada capítulo. Al principio, James, un reconocido psicópata quiere cargarse a Alyssa, una chavala con problemas familiares que le cae de repente del cielo. Parece ser la pieza que le falta, porque él es bastante paradito y ella es una alocada y valiente chica que le impulsa a largarse a comenzar esa aventura. Pero se meten en algunos líos y la cosa va acabando cada vez peor. 

Los personajes son bastante complejos y me iban interesando más a cada capítulo nuevo. Conforme avanzas te das cuenta de que se complementan muy bien y que de verdad no podrían estar el uno sin el otro. ¿Que son raros? De narices, pero al final también es el encanto de la serie. No son los típicos adolescentes, pero tampoco son los "ay que diferentes somos" de los que se jactan algunos personajes y terminas odiándolos. Otro encanto de la serie es el humor negro que tiene y lo mucho que llega a decir todo lo que hay detrás de él. Lo que consigue atrapar conforme va liándose todo y lo que puede gustar esa música tan genial a la par que perturbadora. Creo que realmente la seguí porque me llamaba la atención lo rara que era y porque empezaba a interesarme saber a dónde iban a ir a parar con esos ocho capítulos de veinte minutos. 

¿Gustarme? No sé si me ha gustado o no. Hay cosas que sí, evidentemente, pero me quedo con una sensación extraña. Ahora, atrapar sí que atrapa y se va dejando ver. Por lo menos la función de entretener está servida. 

Reseña: Boku no hero (1ª temporada)

17 dic. 2017

Boku no Hero 僕のヒーローアカデミア o My hero academia es un anime basado en el manga escrito y dibujado por Kōhei Horikoshi, cuyo primer capítulo salió en abril de 2016.

Cuenta la historia de Izuku Midoriya, un adolescente que vive en un mundo donde la mayoría de los seres humanos tienen superpoderes, que algunos usan para hacer el mal y es la razón por la cual surgen superhéroes listos para detenerlos. La mayor aspiración de Midoriya es poder ingresar en la UA, una academia para héroes profesionales como su ídolo All Might. Sin embargo el no cuenta con ningún poder...

La verdad que con esa premisa el anime me atraía y si además a personas de mi alrededor les había gustado, no me costó darle una oportunidad. Ciertamente me encontré con una historia que si bien no me atrapó desde el principio, poco a poco fue tornándose más y más interesante. Diría que es un anime de personajes: son muchos, pero cada uno está muy bien construido. Eres capaz de ver su carácter definido, sus aspiraciones, sus objetivos y sobre todo su evolución. Ninguno de ellos se me quedó plano y, si bien es cierto que no llegamos a profundizar en todos, los que salen más a menudo, dan mucho mucho juego.

El concepto academia (de magos, de hechiceros, de héroes, de aspirantes-a-destruir-titanes-gigantes) me gusta mucho. Puede parecer un "más de lo mismo", porque academias-de-lo-que-sea hay cientos y protagonistillas con ganas de ser héroes, también. Sin embargo el anime me sorprendió para bien y un ejemplo de ello es el protagonista, sin ir más lejos. Midoriya ya me temía que fuera a ser el héroe que quiere hacerlo todo el solo porque el destino le ha llamado para ser héroe y al final lloriquea y lloriquea y termina siendo un bueno para nada al que pillarle una manía pasmosa (hola, Ash Kétchum). Pero no. Este personaje llora, sí, y se frustra. Pero el tío lehechahuevos y sale hacia delante. Y tampoco quiere comerse las cosas él solito sino que se apoya en sus amigos para salir hacia delante. Otra prueba más que rompe los tópicos de los animes es "la chica", Ochacco, que aunque esperas que termine siendo la damisela en apuros cándida y kawaii va más allá de eso. Kawaii es, pero no hay quién la tosa.

Los personajes tienen un carácter muy potente y definido, y también un humor maravilloso. Me he reído muchísimo con este anime, y también he sentido mucha tensión, porque los dos últimos capítulos son apoteósicos y hacía mucho que no disfrutaba tanto del final de un anime.

Recomendado sin duda para pasar un buen rato. Si te gustan los superhéroes y echarte unas risas, este es tu anime. ¡Deseando empezar la segunda temporada!

Plus ultra!

Reseña: American Horror Story (5ª temporada)

9 nov. 2017

American Horror Story es una serie de televisión de terror /drama / suspense creada y producida por Ryan Murphy y Brad Falchuk, cuya primera temporada, Murder Housese emitió en 2011. Esta quinta temporada, Hotel, se emitió por primera vez en 2015.


Esta serie, si habéis leído mis anteriores reseñas, es una serie que me gusta muchísimo. Tanto por su estética, como por las distintas tramas de cada temporada, como los personajes y los actores que los encarnan (y lo especial que es que sean siempre los mismos actores)... en fin, es redonda. Incluso después de la cuarta temporada cuyos últimos capítulos se me hicieron infumables, lo seguía pensando.

Sin embargo esta temporada se me hizo horrorosa de principio a fin y tan solo salvaría un par de capítulos del medio. Casi no podía creer que estuviera viendo la misma serie... tremendo. Pese a lo nefasto de esta temporada, no voy a rendirme, y seguiré viendo el resto (al menos para saber si remonta o no). Así que allá voy a contaros cuáles son mis impresiones (contienen spoilers):

1. Gaga. Y empiezo por Gaga porque para mí era el elemento discordante de la serie (al ser una actriz diferente de las que siempre suele aparecer y un claro reclamo para la serie). Al principio me mostré claramente recelosa aunque curiosa, ya que Gaga me gusta mucho, pero finalmente decidí que lo suyo más que actuar es cantar. Y punto. No me gustó su actuación y parecía que tenía siempre la misma expresión... Pese a ello, partiré una lanza a su favor diciendo que en los últimos capítulos me gustó bastante más y pude ver por fin un personaje interesante. 

2. Aburrimiento. Y es así como definiría lo que me pareció la trama. Así como las anteriores temporadas ya me habían enganchado desde el primer capítulo y me mostraban una trama interesante y bien construida, esta fue un fiasco de principio a fin. Había un batiburrillo absurdo del que no me estaba enterando y al que no le veía un maldito porqué (y yo siempre necesito un porqué o no me creo las cosas. Yo puedo creerme que existen las hadas, por ejemplo, si me demuestras el porqué...). Una mezcla entre vampiros, el asesino en serie este, los muertos por el hotel, el policía medio drogado que asesinaba... ¡demasiado! Había demasiados frentes abiertos, demasiadas cosas diferentes... Hacia el final me iba pareciendo algo más interesante pero todo se me estaba haciendo tremendamente largo y aburrido. Si hubieran dejado la historia de un asesino en serie y los misterios del hotel (y no sé... haber contado en flashbacks las historias de los asesinados), pues me hubiera creído que seguía viendo American Horror. Pero, ¿esto? No sé qué era, pero se me escapaba a lo que suele ser la serie y se volvió tediosa y un plomazo.

3. Personajes. Si antes había dicho que los personajes suelen encantarme, aquí solo me quedo con un par. Todos se me han hecho insulsos, sin sentido, sin carácter, sin una evolución... Y la mayor decepción, el personaje de Evan Peters, ¡del que no me acuerdo ni del nombre! Lo peor es que no me he quedado con casi ninguno, de lo igual que me daban. Normalmente Evan Peters hace actuaciones impecables con personajes que me suelen gustar mucho, pero en esta creo que no destaca nada. Me gustó Liz, quién pienso que actuó genial y cuya historia realmente me interesó... y me quedaría con la recepcionista, la actuación y el personaje no me decepcionaron mucho.

En general la temporada me ha dejado bastante mal sabor de boca. Me ha parecido un mezcladillo de cosas sin sentido, con personajes nada destacables y que no la salvan ni el par de escenas que sí que me gustaron. Por ahora la peor de las temporadas que llevo vistas hasta ahora. ¡Espero que mejore en la siguiente!

- Copyright © * De Profesión Soñadora: Mundotaku, 'Loliteces', Manga y Anime, curiosidades...y mis desvaríos. - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan - Modified by Mery and Bella